En el centro de la ciudad, un lugar mágico: Cielo de Sevilla